Suprema Corte de Justicia de la Nación

Registro digital: 178172
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Novena Época
Materias(s): Común
Tesis: XIV.2o.A.C.47 K
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Tomo XXI, Junio de 2005, página 829
Tipo: Aislada

PERSONALIDAD EN EL AMPARO. SI LA PARTE QUEJOSA AFIRMA TENERLA POR RECONOCIDA ANTE LA AUTORIDAD RESPONSABLE PERO NO LO DEMUESTRA, SE LE PREVENDRÁ PARA QUE LA ACREDITE APERCIBIDA DE QUE SI NO CUMPLE, SE LE RECONOCERÁ AD CAUTELAM Y SE ADMITIRÁ LA DEMANDA, PERO SI NO SE DEMUESTRA ANTES DEL DICTADO DE LA SENTENCIA CONSTITUCIONAL SE SOBRESEERÁ EN EL JUICIO.

Cuando la parte quejosa en el juicio indirecto de garantías afirme tener reconocida su personalidad ante la autoridad responsable en términos del artículo 13 de la Ley de Amparo, sin justificarla plenamente al presentar la demanda, se le prevendrá para que la acredite dentro del término de tres días, con el apercibimiento de que si no lo hace se le reconocerá ad cautelam tal carácter y se admitirá la demanda, pero si de las constancias que adjunte la responsable como justificación de su informe no se demuestra que tal autoridad le reconoció dicha personería a la presentación de la demanda, se procederá a sobreseer en el juicio de garantías en términos de los artículos 4o., 73, fracción XVIII y 74, fracción III, de la invocada legislación, por no existir la instancia de parte agraviada. La razón por la cual el apercibimiento no debe ser para tener por no interpuesta la demanda de garantías en caso de incumplimiento, obedece a que el dispositivo 12 de la citada ley, que obliga al quejoso a demostrar la personalidad con la que promueve, al inicio de su texto señala: “En los casos no previstos por esta ley …”, y ahí, contiene una excepción especial limitada al principio general de derecho que quien promueve debe y tiene la obligación, así como la carga procesal de acreditar la personalidad con la que se ostente; excepción que sin lugar a dudas la constituye lo dispuesto en el invocado numeral 13, al indicar que: “Cuando alguno de los interesados tenga reconocida su personalidad ante la autoridad responsable, tal personalidad será admitida en el juicio de amparo para todos los efectos legales, siempre que compruebe tal circunstancia con las constancias respectivas.”. Con ello se siguen los principios de imparcialidad y de buena fe que deben observar los encargados de resolver los juicios de amparo, en la medida en que la parte peticionaria de garantías ya está advertida de que si no acredita su personalidad habrá motivo para sobreseer, y así no se guarda silencio para esperar hasta el dictado de la sentencia constitucional, ni tampoco se promueve el trámite inútil de juicios estériles, pues el juzgador de amparo estará facultado para sobreseer, sin arriesgarse a que si se recurre, el órgano revisor ordene reponer el procedimiento, pues la parte quejosa ya fue avisada y se le otorgó oportunidad para subsanar esa omisión. La postura anterior no contraviene la jurisprudencia P./J. 43/96, del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible en la página 48 del Tomo IV, julio de 1996, Novena Época del Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, de rubro: “PERSONALIDAD EN EL AMPARO. EL JUEZ DEBE PRONUNCIARSE SOBRE ELLA CUANDO PROVEE ACERCA DE LA DEMANDA Y, SI NO ESTÁ ACREDITADA, PREVENIR AL PROMOVENTE, DE CONFORMIDAD CON EL ARTÍCULO 146 DE LA LEY DE AMPARO; DE LO CONTRARIO, EL REVISOR ORDENARÁ LA REPOSICIÓN DEL PROCEDIMIENTO.”. Porque en el estudio que generó dicha jurisprudencia, el Máximo Tribunal únicamente interpretó el supuesto establecido en el artículo 12 de la Ley de Amparo, sin abordar la hipótesis prevista en el diverso numeral 13.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS ADMINISTRATIVA Y CIVIL DEL DÉCIMO CUARTO CIRCUITO.

Amparo en revisión 17/2005. Desarrollos Hidráulicos de Cancún, S.A. de C.V. 3 de febrero de 2005. Unanimidad de votos. Ponente: Paulino López Millán. Secretaria: Isis Alejandra Vera Novelo.

Véase: Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo VIII, noviembre de 1991, página 127, tesis VI.2o. J/158, de rubro: “PERSONALIDAD EN EL AMPARO. CUANDO NO SE HA RECONOCIDO ANTE LA RESPONSABLE.”

Notas:

Esta tesis contendió en la contradicción 24/2007-PL que fue declarada sin materia por el Tribunal Pleno, toda vez que sobre el tema tratado existe la tesis P./J. 23/2009.

Esta tesis contendió en la contradicción 3/2008-PL resuelta por el Tribunal Pleno, de la que derivó la tesis P./J. 23/2009, que aparece publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXIX, abril de 2009, página 7, con el rubro: “PERSONALIDAD EN EL JUICIO DE AMPARO INDIRECTO. EL ARTÍCULO 13 DE LA LEY RELATIVA REQUIERE QUE, PREVIAMENTE A LA ADMISIÓN DE LA DEMANDA, EL PROMOVENTE EXHIBA LAS CONSTANCIAS QUE ACREDITEN EL RECONOCIMIENTO DE DICHO PRESUPUESTO PROCESAL ANTE LA AUTORIDAD RESPONSABLE.”

error: Content is protected !!