Época: Novena Época
Registro: 179217
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo XXI, Febrero de 2005
Materia(s): Laboral
Tesis: VIII.3o.20 L
Página: 1757

PRUEBAS EN EL JUICIO DE AMPARO DIRECTO. CASO DE EXCEPCIÓN EN QUE DEBEN ATENDERSE LAS QUE SE OFREZCAN PARA JUSTIFICAR UNA VIOLACIÓN PROCESAL.

De la interpretación de los artículos 78 y 169 de la Ley de Amparo, se desprende la regla de que tratándose del amparo directo sólo deben tomarse en cuenta las constancias que la responsable haya tenido a la vista al momento de emitir el acto reclamado; sin embargo, dicha regla no tiene una aplicación indefectible, pues una de sus excepciones se verifica, tratándose del que se promueve en contra del laudo dictado en un procedimiento laboral, en el supuesto de que mediante alguna prueba se pretenda justificar una cuestión que el quejoso no pudo controvertir ante la responsable, debido a que en los procedimientos de tal naturaleza las partes carecen de recursos legales para combatir las resoluciones de la Junta, así como porque a ésta le está vedado el revocar sus propias determinaciones; por lo que si el impetrante de garantías acompaña a su demanda de amparo el escrito mediante el cual manifiesta acreditar que dio cumplimiento oportuno a la prevención hecha por la Junta responsable de exhibir dentro del término de tres días el cuestionario al tenor del cual se desahogaría la prueba pericial que ofreció con el apercibimiento de no admitirla, y dicho escrito contiene una razón de recibido que aparentemente es de la Junta responsable, es claro que al resolver el juicio de amparo directo debe tomarse en consideración dicha constancia, pues de no hacerlo se dejaría al quejoso en estado de indefensión, por una grave situación de afectación a sus derechos debido a la actuación de la responsable.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO.

Amparo directo 326/2004. Alberto Carlos Mercado Urquizo. 14 de octubre de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: Ezequiel Neri Osorio. Secretario: Víctor Hugo Zamora Elizondo.

Nota: Por ejecutoria del 2 de septiembre de 2015, la Primera Sala declaró inexistente la contradicción de tesis 308/2014 derivada de la denuncia de la que fue objeto el criterio contenido en esta tesis, al estimarse que no son discrepantes los criterios materia de la denuncia respectiva.