Época: Décima Época
Registro: 2013623
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Publicación: viernes 03 de febrero de 2017 10:05 h
Materia(s): (Común)
Tesis: III.2o.C.15 K (10a.)

RECURSO DE QUEJA. PROCEDE CONTRA EL AUTO EN QUE UN JUEZ DE DISTRITO ACEPTA LA COMPETENCIA PREVIAMENTE DECLINADA POR OTRO JUZGADOR DE AMPARO Y, EN ESE MISMO PROVEÍDO, DESECHA LA DEMANDA RELATIVA, CON BASE EN UN ARGUMENTO VINCULADO CON LA PROPIA ACEPTACIÓN DE LA COMPETENCIA.

En la hipótesis de que una Oficina de Correspondencia Común le turne una demanda de amparo a un Juez de Distrito, y éste decline competencia en favor de otro quien, a su vez, después de recibir la demanda, no acepta la competencia declinada y devuelve los autos al requirente, el artículo 48 de la Ley de Amparo en vigor establece que este último juzgador debe decidir, en una nueva oportunidad, si acepta la competencia que en principio declinó, o bien, si insiste en considerarse legalmente incompetente, en cuyo caso turnará el asunto al Tribunal Colegiado de Circuito que ejerza jurisdicción sobre él, para que resuelva el conflicto competencial. Ahora bien, del análisis de este precepto, así como del resto de los numerales relativos al recurso de queja previstos en el ordenamiento citado, se advierte que no se establece que las partes puedan impugnar la determinación en que un juzgador federal en materia de amparo, declina o acepta competencia, pues sólo regula el caso en que el conflicto competencial surge por iniciativa del Juez de Distrito requirente y el requerido, en cuya hipótesis, corresponde al Tribunal Colegiado de Circuito respectivo, resolver sobre cuál de los dos debe conocer del asunto. Sobre una problemática semejante, pero relativa al recurso de revisión, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al fallar las contradicciones de tesis 1/1995-PL y 25/2007, publicadas en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomos XIII y XXX, abril de 2001 y julio de 2009, páginas 528 y 475, respectivamente, de las que derivaron las jurisprudencias P./J. 8/2001, consultables en el mismo medio de difusión y Época, Tomo XIII, enero de 2001, página 5, de rubro: “COMPETENCIA DEL JUEZ DE DISTRITO. SI NO LA DECLINA PESE A QUE LA AUTORIDAD RESPONSABLE EJECUTORA DE SU RESIDENCIA NEGÓ EL ACTO RECLAMADO Y DICHA NEGATIVA NO FUE DESVIRTUADA, EL TRIBUNAL COLEGIADO DE CIRCUITO, AL ADVERTIR ESA INCOMPETENCIA, EN LA REVISIÓN, YA POR EL PLANTEAMIENTO DEL INCONFORME O AUN DE OFICIO, DEBE REVOCAR LA SENTENCIA Y REMITIR LOS AUTOS AL JUEZ QUE CONSIDERE COMPETENTE.” y P./J. 22/2009, Tomo XXIX, abril de 2009, página 6, de rubro: “COMPETENCIA POR RAZÓN DE MATERIA. SI EN LA REVISIÓN EL TRIBUNAL COLEGIADO DE CIRCUITO ADVIERTE QUE EL JUEZ DE DISTRITO QUE RESOLVIÓ EL JUICIO DE AMPARO CARECÍA DE AQUÉLLA, DEBE REVOCAR LA SENTENCIA Y REMITIR LOS AUTOS AL JUEZ QUE CONSIDERE COMPETENTE.”, respectivamente, determinó que si bien es cierto que en la Ley de Amparo abrogada, no se regulaba expresamente la posibilidad de que los justiciables impugnen cuestiones de competencia a través del recurso de revisión, también lo es que ello no constituye impedimento para que dicho análisis se emprenda de manera oficiosa por los Tribunales Colegiados de Circuito al resolver ese medio de impugnación, o bien, que procedan a examinar esa cuestión a petición de parte, ya que se trata de una posible violación a las reglas fundamentales que norman el procedimiento del juicio de amparo, además de gravitar en torno a una cuestión de orden público. A la luz de dichos precedentes, es indudable que sí resulta factible analizar cuestiones de competencia a través del recurso de queja que se interponga contra el auto en que un Juez de Distrito acepta la competencia previamente declinada por otro juzgador de amparo y, en ese mismo proveído, desecha la demanda de amparo, con base en un argumento vinculado con la propia aceptación de la competencia, como cuando un Juez de Distrito en materia administrativa, a partir de una inexacta fijación del acto reclamado, en el sentido de que éste es de naturaleza mercantil (cuando realmente corresponde al orden administrativo), declina competencia en favor de otro Juez Federal de amparo en materia civil, quien acepta la competencia declinada y, tomando como válido el razonamiento equivocado del juzgador administrativo, desecha la demanda de amparo, por considerar que se trata de un acto de naturaleza comercial entre particulares, aun cuando ello sea inexacto. Es evidente que, en tal supuesto, los agravios del recurrente no pueden dirigirse a otra cosa más que a combatir la consideración relativa a que el acto no es de naturaleza mercantil, sino administrativa. Estimar lo contrario, esto es, no emprender el análisis de fondo de sus agravios, bajo el argumento de que son inoperantes por el solo hecho de gravitar en torno a cuestiones de competencia, podría colocar al recurrente en estado de indefensión, pues no sería factible analizar nuevamente en sede constitucional su reclamo ya que, a diferencia de lo que ocurre con el recurso de revisión, previsto en el artículo 93, fracción IV, de la Ley de Amparo, por medio del cual, el quejoso puede impugnar la sentencia dictada por el Juez de Distrito, y en dicho recurso reclamar cuestiones de competencia, en el caso que se analiza, ello no sería posible, porque el juicio constitucional concluiría con el desechamiento de la demanda y, por ende, no se dictaría sentencia alguna.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL TERCER CIRCUITO.

Queja 52/2016. Juan Pablo Martín Romo. 29 de abril de 2016. Unanimidad de votos. Ponente: Gerardo Domínguez. Secretario: José Armando Jiménez Hernández.

Esta tesis se publicó el viernes 03 de febrero de 2017 a las 10:05 horas en el Semanario Judicial de la Federación.