Época: Novena Época
Registro: 167680
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo XXIX, Marzo de 2009
Materia(s): Común
Tesis: VI.2o.C.292 K
Página: 2817

OBJECIÓN DE FALSEDAD PREVISTA EN EL ARTÍCULO 153 DE LA LEY DE AMPARO. PARA QUE PROCEDA SU TRAMITACIÓN, BASTA QUE DE LAS EXPRESIONES DEL OBJETANTE SE DESPRENDA CON CLARIDAD LA IMPUGNACIÓN DE LA AUTENTICIDAD DEL DOCUMENTO O FIRMA CUESTIONADOS Y LAS RAZONES QUE LA SUSTENTAN.

Para que el juzgador de amparo proceda a la tramitación de la objeción de falsedad, prevista en el artículo 153 de la ley de la materia, no es necesario que el impugnante utilice fórmulas sacramentales, como que promueve “incidente de falsedad o falsificación” o alguna similar, sino que basta con que del escrito respectivo se desprenda con claridad la intención de cuestionar la autenticidad de determinado documento o firma, así como las razones que sustentan la impugnación. Esto es así, porque los juzgadores de amparo tienen la obligación de analizar integralmente las promociones que se les presentan, atendiendo a la verdadera intención del promovente, lo que además resulta congruente con el criterio sustentado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el sentido de que para el análisis de los conceptos de violación o agravios, es innecesario que éstos se expresen en forma de silogismo o bajo fórmulas sacramentales, sino que es suficiente que de ellos se desprenda claramente la causa de pedir.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEXTO CIRCUITO.

Amparo en revisión 13/2009. Óscar Romero Navarro. 9 de febrero de 2009. Unanimidad de votos. Ponente: Gustavo Calvillo Rangel. Secretario: Carlos Alberto González García.